50 años de historia: 1968 – 2018

de Sefardí a Hatikva

 

Estos 50 años de historia del Colegio Hatikva, comienzan con la decisión del comité de la Comunidad Israelita de Barcelona (CIB), presidida por aquel entonces por Alberto Levy de apostar por el desarrollo de la identidad judía de las futuras generaciones, siendo éstas parte activa en la continuidad de nuestras tradiciones.

Samuel Salama es el encargado de liderar un pequeño Gan Yeladim (guardería) en el año 1968, que con tan solo doce alumnos se sitúa en las instalaciones de la calle Avenir de la CIB.

El alumnado de aquel pequeño Gan va creciendo y tan solo dos años más tarde, en 1970, se amplía la guardería a todo un preescolar guiado por la ganenet (maestra de preescolar) Mercedes Edery.

En 1972, bajo el impulso y presidencia del comité de David Ventura se inicia la singladura del Colegio Sefardí de Barcelona, un colegio judío propio que abre sus puertas a 50 alumnos en la calle Raset 39 y cuenta con dos ganim y el primer grado de EGB. Y así crece gradualmente el colegio abriendo cada año un curso más.

Año 1974

Año 1978

Año 1982

El Colegio se afilia a la red global de la Alliance Israélite Universelle que apoya económicamente el proyecto, siendo que su orientación escolar sea totalmente francesa.

Al cabo de unos años la sede de Raset queda pequeña y tras un gran esfuerzo económico, el Colegio se traslada en 1980 a un espacio más grande y cómodo en la calle Margenat 103 de Barcelona y queda registrado oficialmente en el Ministerio de Educación.

El Colegio logra posicionarse y demostrar que en materia de educación e idiomas está a la altura de importantes colegios, como el Liceo Francés de Barcelona, gracias a la alta aprobación -casi en su totalidad- del examen de entrada en 6ème (6º EGB).  Además, el Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Cataluña nombra al Colegio como centro promotor para la enseñanza de idiomas, al que acuden profesores de otros colegios para ser instruidos.

Con la LOGSE de 1990, se suprime la EGB y se establece la enseñanza desde primero hasta sexto grado junto con las dos secciones de la ESO. En este momento el Colegio Sefardí se restringe a la educación primaria con 69 alumnos y gestiona la autorización de la Generalitat para comenzar la ESO.

Año 1985

Año 1999 – 2000

Año 2005

Desde finales de los 70, se había impartido clases de lengua inglesa en el Colegio Sefardí, además de las clases de francés, hebreo, catalán y castellano.  Sin embargo, con el paso de los años, un número creciente de padres de alumnos considera que la lengua que hay que estudiar y dominar para poder participar plenamente en un mundo cada vez más globalizado es el inglés.  Esto genera a mediados de los 90’s un cambio radical en la política lingüística de la escuela: se deja de enseñar el francés y se pone mucho más énfasis en el inglés, hasta el punto de enseñar otras materias en este idioma. 

El buen nivel de inglés permite a los alumnos después de la primaria acceder a los colegios ingleses de la ciudad con el nivel debido. Se trata de un punto de inflexión, ya que a partir de este momento el alumnado comienza a aumentar año tras año.

En 2004, bajo la presidencia de Dalia Levinsohn con el apoyo inigualable de David Melul, Presidente Honorario de la CIB y de su familia, se aprueba la compra de un terreno en Valldoreix (Sant Cugat del Vallès) en que se construirá la nueva sede del Colegio.  Se trata de un momento histórico en que la CIB asegura la continuidad del proyecto educativo de único colegio judío de Barcelona, Cataluña.

Con la llegada del nuevo director Yosi Erlich, comienza una nueva etapa en el año 2005 en que se amplían los estudios al ciclo de Secundaria, de 1º a 4º de ESO con un total de 150 alumnos.

Primera piedra – Valldoreix. 2006

Año 2009 – 2010

Año 2018

En el año 2008, se inaugura bajo la presidencia de Tobi Burdman, el recién construido edificio en Valldoreix. La construcción de una nueva escuela inspira y motiva un cambio de nombre, implicando también el fin de una etapa y el comienzo de otra. Hatikva, que significa Esperanza en hebreo, simboliza la ilusión de convertirse en un centro de referencia académica, más actual, moderno y a la altura de los mejores colegios de Barcelona y Sant Cugat.

Continuando con la evolución del Colegio, en 2010 la CIB decide apostar por un sistema educativo innovador, el constructivismo, e incorpora para ello a un nuevo director, Avital Livneh. Para este momento, el Colegio cuenta con 220 alumnos.

A lo largo de estos años se estabiliza la enseñanza por proyectos, se asienta el inglés como lengua vehicular en varias materias y se continúa trabajando en grupos reducidos para maximizar las capacidades de los alumnos. Los alumnos que finalizan sus estudios en el Colegio pueden incorporarse de manera cómoda a cualquier centro que eligen sus padres y demuestran tener un alto nivel de estudios.

En 2017, asume la dirección del Colegio Yael Klein, con la determinación de seguir mejorando y  ofreciendo una formación académica de alto nivel.

Este mismo año 2018 la CIB ha aprobado la creación de la Fundación Hatikva que gestionará el día a día del Colegio.

Ex-directores

Samuel Salama

Director 1968 – 2005

Con amplia experiencia en la educación francesa y hebrea, llega a Barcelona en el año 1967 como Coordinador de Juventud de la CIB y profesor de hebreo para los alumnos que estudiaban en los colegios de Barcelona. Samuel fue el primer director y alma mater del Colegio Sefardí, ejerciendo su labor de director desde el año 1968, hasta el momento de su retiro en el año 2005.

A lo largo de los primeros 37 años del Colegio, el compromiso de Samuel para con la educación judía ha sido total y absoluto. Samuel se ha desvivido siempre por el centro escolar, afrontando y superando momentos de dificultades. También ha sido profesor de hebreo y judaísmo de varias generaciones de alumnos que recuerdan con mucho cariño su paso por el Colegio.

“Presenté el proyecto de un colegio judío en Barcelona movido principalmente por mi inquietud de siempre de velar por la continuidad de mi pueblo. Mi preocupación fue siempre enseñar la belleza de nuestros valores y preceptos, de modo a que cada judío, niño o adulto se sintiera orgulloso de sus valores, y de fortalecer su identidad judía. La continuidad de nuestro pueblo ha sido siempre mi obligación como judío y educador. Es lo que siempre me ha movido.”

Samuel Salama

Yosi Erlich

Director 1987 -1988 / 2005 -2010

Llega a Barcelona por primera vez en 1986, enviado por la Organización Sionista Mundial, y trabaja como Coordinador de Juventud de la CIB y como profesor de hebreo y estudios judíos en el Colegio. En el siguiente curso 1987-1988, ejerce durante un año como director, haciendo una breve suplencia a Samuel Salama. Al acabar este período regresa a Israel.

En el año 2005, regresa a Barcelona junto a su esposa y ex-profesora del colegio Orna, para asumir la dirección del Colegio.

“La preservación del judaísmo en la comunidad depende de sus marcos existentes: sinagoga, kashrut, mikveh, centro comunitario, marcos de educación formal e informal. En mi opinión, todas estas cosas refuerzan el presente, mientras que la escuela fortalece el futuro de la existencia judía.

Todas las otras áreas son importantes para la existencia judía, pero sin una escuela judía, el futuro judío en esa comunidad está en gran peligro. En cualquier comunidad, el pasado y el presente son ciertamente importantes, pero sin un futuro no hay comunidad.”

Yosi Erlich

Avital Livneh

Director 2010 -2017

Originalmente historiador, su pasión por educar y formar personas le hace comenzar su carrera en la educación en el año 1982, como profesor de historia y antropología en Jerusalén.

Llega a Barcelona después una dilatada experiencia como director de sendos colegios comunitarios en México y Costa Rica. Implementa en el Colegio el sistema constructivista integral, logrando un acercamiento especial con los alumnos, un sentimiento de pertenencia, fomentando un ambiente de tradición judía, siempre dirigiéndose hacia la excelencia.

“La educación en sí no es una simple vocación… debe ser una adicción, una entrega casi total de uno a sus alumnos y sus proyectos. Tener el privilegio de liderar un equipo educativo es una obligación multifacética, que acompaña a uno 24 horas al día. Así que para un servidor fue una época de siete años – una cifra mágica en el Judaísmo – profundamente intensivos, fructíferos, llenos de desafíos y luchas. Fue un placer poder entregarlo en el fin de este período, un colegio sano, autosuficiente, vanguardista y constructivista.”

Avital Livneh

Hitos del colegio Sefardí Hatikva

1966: el comité de la Comunidad Israelita de Barcelona (CIB), bajo presidencia Alberto Levy se plantea abrir su primera guardería en su sede.

1968: la CIB bajo presidencia e impulso de David Ventura se amplía la guardería y se inicia la enseñanza infantil  formal.

1972: bajo impulso y presidencia del comité de David Ventura y de su director Samuel Salama, se alquila la torre de la calle Raset y se inicia la singladura educativa formal su primer centro de educación formal, el Colegio Sefardí, cuya finalidad estriba en el desarrollo de la identidad judía de las futuras generaciones siendo éstas parte activa en la continuidad de nuestras tradiciones.

 * Creación de un marco educativo de nivel Preescolar y nivel Primaria

* Afiliación a la red global de la Alliance Israélite Universelle

* Inicia su actividad con 50 alumnos

1980/81: el Colegio Sefardí queda registrado oficialmente en el Ministerio de Educación.

1990: con la LOGSE, el Colegio con 69 alumnos, pasa a impartir primaria, mientras tramita la autorización para ofrecer clases de Secundaria. 

1996: la Knesset israelí otorga el premio Zalman Shazar al Colegio Sefardí.

2000: aplicación de la primera reforma educativa, sustituyendo el francés por el inglés como segunda lengua.

2004: incorporación del uso de las TIC y se impulsan proyectos de investigación.

2005: ampliación de los estudios al ciclo de Secundaria. El Colegio ya cuenta con 150 alumnos. Se inica el proyecto de construcción de un nuevo edificio en Valldoreix.

– 2006: colocación de la primera piedra del nuevo edificio en Valldoreix.

2008: gracias al impulso y tenacidad de David Melul, Presidente Honorario de la CIB, se inaugura el Colegio Hatikva en Valldoreix. La construcción de una nueva escuela inspiró y motivó un cambio de nombre, implicando también el fin de una etapa y el comienzo de otra.

– 2010: continuando con la evolución del Colegio, la CIB decide apostar por un sistema educativo innovador, el constructivismo e incorpora para ello a un nuevo director, el Sr. Avital Livneh.

– 2017: incorporación de Yael Klein como directora, con un curso de 270 alumnos.

– 2018: aprobación por parte de la CIB de la creación de la Fundación Hatikva que gestionará el día a día del Colegio.